Google+ Followers

jueves, 29 de enero de 2015

¡Valla con llantas!

















¡Valla con llantas!
Hay paisajes magníficos, diría que únicos. Otros están modificados o más bien humanizados, y sus rasgos son a veces tan profundos que son sangrantes. No los queda casi nada de su aspecto original. Cuando voy por caminos rurales me suelo fijar en estos detalles, y la verdad es que hay algunos que me dejan perplejo; las construcciones son muy elaboradas y complejas, se trata de ganar espacio al bosque, cueste lo que cueste. Cercar y marcar tu terreno es parte del quehacer del hombre, limitando su espacio, tal como lo haría un macho alfa de una manada de lobos en su territorio. En definitiva lo que se pretende es avisar de que esto es mío y solo yo puedo entrar. Había visto muchas formas de cercar una finca o terreno: con piedras, tapia de argamasa, palé de madera, traviesas de las vías del tren, alambre con espinos y sin ellos, parrilla de acero corrugado, etc..., pero el otro día me impactó tanto lo que vi, que no tuve más remedio que parar el coche y sacar alguna foto para poder compartirla en el blog. Sí, se trata de llantas de bicicleta que, como se puede ver en la imagen, nos muestran una nueva dimensión estructural, digna de un verdadero artista, aunque choca con el entorno de forma disparatada. 
Si observamos los árboles (robles y castaños) de la imagen, parece que están estupefactos, las inclinaciones caóticas simulan cierto movimiento, están asustados con la extravagancia del artista.
Canon EOS 7D
Objetivo Canon EF-S15-85mm  f / 3,5-5,6 IS USM 
VELOCIDAD 1/80 seg
F / 6,3