Google+ Followers

miércoles, 8 de julio de 2015

Cuervo y acebuche a 43º a su sombra

















Cuervo y acebuche a 43º a su sombra
Dicen del cuervo que es un ave inteligente, a la que se atribuyen numerosas leyendas, pero sobre todas ellas la que generalmente recordamos es la de ser un ave de mal fario. En la mitología, en general, suele salir mal parado; las brujas y hechiceros siempre están rodeados de este magnífico ave, unas hablan y otras no, pero todas acompañan a la malvada bruja.
Los cuervos son capaces de aprender palabras e imitan muy bien otros ruidos. Incluso, entre ellos existe un continuo diálogo con diferentes sonidos que, no se si alguien habrá estudiado, pero que muestran diferentes comportamientos entre la pareja. 
También es sabido la atracción que en ellos causan los objetos brillantes: "me contaban de un cuervo en Doñana que atraído por los reflejos de las llaves de un vehículo, y habiendo dejado el conductor dichas llaves sobre el capó del mismo, el cuervo se precipitó sobre ellas, llevándoselas a un árbol próximo, de donde costó lo suyo bajar al animal para poder recuperarlas.
Cuando estaba realizando esta fotografía la temperatura era de 43º a la sombra. No me extraña que el cuervo, algo más listo que yo, alzase el vuelo en busca de otro lugar más fresco, aunque dudo que lo encontrase ayer en el Parque Nacional de Monfragüe.

Canon EOS 7D
Objetivo Canon EF 500 mm f / 4 L IS USM 
VELOCIDAD 1/800seg
F / 6,3