Google+ Followers

viernes, 7 de abril de 2017

Una "cara" del bosque

Cuando paseo por un bosque que ha sido talado, o como lo llaman ahora: aclarado, suelo encontrar, como es lógico, numerosos restos de estos árboles que el destino quiso eliminar. En muchos de estos viejos y olvidados troncos, existe algo que atrae mi atención. Algunos son inexpresivos sin nada que aportar, sólo son restos vegetales de lo que fue un árbol, materia orgánica con mayor o menor durabilidad. Muchos seres vivos encuentran en ellos su hábitat, donde se ocultan de la luz y del Sol, otros, como los escarabajos, actúan como zapadores..., en fin, como decía antes es un cobijo perfecto para muchos insectos y al mismo tiempo enriquece el suelo. Otros, sin embargo, parece que tienen vida con "cara propia" que parece transmitir algo de su pasado, siempre hablando en sentido figurativo.
Estas caras de gárgola de bosque tienen un atractivo especial para mi, pues hacen que busque en estos restos de materia orgánica una conexión con su pasado dentro de la comunidad vegetal: formaciones que provienen de deformaciones, grietas que dibujan caras con la colaboración de los insectos, erosiones que generan formas y texturas,... Una riqueza visual que me anima a buscar en otra dimensión...la de la imaginación y de la creatividad.