Google+ Followers

miércoles, 27 de enero de 2016

La cerceta invisible

















La cerceta invisible
Al menos eso es lo que me parece, la Cerceta pardilla (Anas angustirostris), cuando la encuentro entre otros patos. Carece  de espejuelo y su color marrón moteado de blanco no llama mucho la atención. En algunas ocasiones, a mucha distancia, se puede confundir con alguna hembra de otra especie. No es muy abundante, y los gusta refugiarse en los humedales de aguas someras, donde se sienten protegidos por la vegetación circundante. Su singularidad estriba, precisamente, en la facilidad que tiene para pasar desapercibido entre otras anátidas.