Google+ Followers

lunes, 21 de marzo de 2016

Ojos rojos, y cresta blanca y negra



















Esto es lo más llamativo del Herrerillo capuchino (Parus cristatus): sus ojos de color rojo intenso y su capucha o cresta blanca y negra. Llama sobremanera nuestra atención, sobre todo cuando está alarmado, pues levanta al máximo su capucha.
Este pequeño párido, pues no sobrepasa los 11 cm de longitud, suele comportarse como el resto de sus congéneres, moviéndose continuamente entre las ramas de los árboles del bosque.
En estos días, en los bosques de coníferas de alta montaña los vemos buscando incesantemente cualquier tipo de alimento. Las energía que consumen deben ser equilibradas con una buena alimentación, ya que en caso contrario la noche será muy larga para ellos.