Google+ Followers

jueves, 8 de septiembre de 2016

Extraña paradoja



















Para los surrealistas la obra nace de cualquier forma de expresión en la que la mente no ejerza ningún control. Interpreta, mediante el subconsciente y los sueños, utilizando cualquier elemento discordante que se oponga a lo más obvio de la realidad.
Nuestra aportación a este entuerto, no es otra cosa que el rastro fortuito de las algas en las paredes de un pilón: la evaporación eutrofiza el agua, aumentando los niveles de productividad y biomasa, al mismo tiempo que disminuyen los de oxígeno, favoreciendo de esta forma la proliferación de algas.
Cuando el nivel de agua sigue disminuyendo, las algas atrapadas en las paredes, conforman una silueta arbustiva, que complementan el paisaje surrealista con el verde pradera, al puro estilo primaveral.
El resultado no deja de ser una paradoja: un paisaje verde (vida), compuesto por elementos antrópicos que enmarcan y sustentan el resultado de la composición de aguas eutróficas (carencia de vida).