Google+ Followers

lunes, 24 de octubre de 2016

Boleto de satanás



















Han comenzado a mostrarse las flores del otoño. Parece que la temporada de hongos promete y nos mantendrá entretenidos durante un tiempo, hasta que aparezcan las primeras heladas.
Una de estas setas es el boleto de satanás (Boletus satanas), con un sombrero muy característico, dado que la cutícula tiene tonos muy claros que tienden a blanquecinos, aunque también tiene coloraciones rosas, sobre todo en las zonas cercanas al margen.
En el himenio, presenta poros pequeños, con un color rojo muy potente, parecido al de la sangre, que cambian de color rápidamente al azul con el roce.
Aunque es un hongo tóxico, no es mortal. La toxicidad está presente cuando lo consumimos en crudo: los trastornos que produce son de tipo gastrointestinales.
A pesar de no ser una seta comestible, dentro de su género está entre las más fotogénicas. En este ejemplar se observa como se ha resquebrajado el pie en forma de cucurucho.