Google+ Followers

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Pequeños espacios con nueva vitalidad.



















Cuando los bosques cerrados de coníferas maduran, dejan espacios abiertos a la esperanza. La vegetación pionera comienza a emerger, dando cobijo a antiguos colonos que se elevan lentamente. Siempre en busca de la luz, que apenas deja pasar sus actuales inquilinos.
Estos pequeños castaños, asoman entre los pinos silvestres que cubren cada centímetro de suelo asfixiando a la vegetación. Las condiciones climáticas y otras causas actúan sobre el bosque, que abre espacios y ofrece una nueva oportunidad a estos caducifolios.