Google+ Followers

sábado, 16 de diciembre de 2017

Cleptoparasitismo intraespecífico

He tenido el honor de participar, en la que es posiblemente, la mejor publicación jamás realizada sobre el Águila Calzada. Su autor es, Ignacio Santiago García Dios, lleva desde que se hizo biólogo o como le gusta a él decir ornitólogo, peinando la Sierra de Gredos con una obsesión: estudiar una rapaz que no suscita mucho interés general como es el Águila Calzada. Pero el tema le apasiona y él se siente a gusto investigando sobre la especie. 
Su labor científica es minuciosa y machacona, por eso después de muchos años de dedicación vemos publicado su trabajo en un magnífico libro. En el libro, Nacho nos descubre todo aquello que hace de esta rapaz un ave especial. 
¡Enhorabuena por tu magnífico trabajo, Nacho!



La secuencia de imágenes que vemos a continuación corresponden al comportamiento de esta especie, que tuve la suerte de observar en vivo y en directo este verano de 2017.

La secuencia es descrita en el libro, como comportamiento nuevo 
y no descrito anteriormente en esta especie.


Cleptoparasitismo intraespecífico entre dos hembras de águilas calzadas en el Valle del Tiétar (Ávila).
Durante los seguimientos que hemos realizado sobre las parejas del Tiétar y sur de Gredos, hemos podido constatar comportamientos nuevos y no descritos en la especie. Uno de estos comportamientos, ha sido el cleptoparasitismo del Águila Calzada sobre sus congéneres.
En las fotografías realizadas por Vicente García Canseco (permiso administrativo EP/AV/455/2017), podemos ver la secuencia que observamos. Estamos ante una pareja que estábamos controlando durante este año. Los adultos eran de morfo claro y oscuro, saliendo los pollos de un morfo cada uno. Ya estaban volanderos por dentro del pinar. Colocamos el hide al borde del pinar, donde les gusta ponerse a la pareja y aa los pollos. Durante la observación, alrededor de las 11 de la mañana, nos entra una hembra adulta de calzada clara y captura una paloma. Al principio pensamos que era la hembra de este territorio. posteriormente, analizando las fotografías de la hembra en días anteriores, según el patrón de muda, pudimos comprobar que no era ella. por lo tanto, una segunda hembra clara, que no pertenecía a este territorio, había capturado a la Paloma Bravía. No estaba tranquila, en todo momento se encontraba en alerta, muy parada e inmóvil. De repente, empezó a mirar al cielo, mostrando una postura defensiva con pico abierto, semiflexionada, protegiendo la presa y con las plumas de la cabeza erizadas. En ese momento, apareció la hembra del territorio, individualizada por el plumaje y patrón de muda de las secundarias y rectrices, y expulsó a la hembra que había capturado la paloma. Una vez con la paloma en sus garras la desplumó mirando de vez en cuando al cielo, y comió la presa. Aun estando los jóvenes volanderos cerca, en ningún momento los llamó para que bajaran a comer ni les llevó nada de la paloma. La ingirió completamente.


Para los que estén interesados en ampliar conocimientos y disfrutar de este magnífico compendio del Águila Calzada os dejo los contactos.

www.tundraediciones.es
www.weboryx.com

Además, os aconsejo que entréis en el blog de Nacho: aguilillacalzada.blogspot.com.es