Google+ Followers

sábado, 13 de agosto de 2016

¡Triste estampa para la más bella!



















Atrás quedaron los gloriosos días donde la bella damisela engalanada con sus mejores prendas presumía, entre otros, de sus elegantes vuelos. Ha pasado tiempo desde que su antecesor puso el huevo, que más tarde se convirtió en oruga, para transformarse en crisálida y volver a ser la más bella. Ahora, solo queda un recuerdo de aquellos días, terminando en sus últimos momentos con lo que queda de sus alas y cuerpo en algún lugar sombrío, donde el agua no perdona y facilita su último viaje. ¡Triste estampa para la más bella!